¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

lunes, 2 de mayo de 2011

El cadáver de Osama

No acabo de comprender lo que está ocurriendo y todas las declaraciones desatadas al conocerse la operación que ha dado con el cadáver de Osama Bin Laden en el fondo del océano. Me quedo a cuadritos con todas y cada una de las charlotadas que veo y escucho desde todas las direcciones. Pero vayamos por partes.

1.- No entiendo que se haya acabado con la vida de varias personas así, sin más. Pensaba que la diferencia entre nosotros y los terroristas era que nosotros siempre procurábamos detener a los terroristas y someterlos a juicio (tras años de espera y torturas en Guantánamo, para acabar condenándolos a la silla eléctrica).

2.- No entiendo a los medios de comunciación que por una lado están exhibiendo la euforia de Occidente, como si el terrorismo mafioso internacional se hubiera terminado, mientras que persisten en el discurso del estado de miedo continuo que tanto me recuerda a G. W. Bush, estado que Barack "Premio Nobel" Obama no quiere terminar de quitarse de encima por motivos más que evidentes.

3.- No entiendo cómo estamos enarbolando banderitas con barras y estrellas allí o recordando el fatídico 11-M aquí cuando deberíamos estar preguntándonos qué coño estamos haciendo mal en Occidente (los ricos de Occidente, concretamente) para que cada año que pasa tengamos más y más enemigos repartidos por todo el mundo. El hecho de meterle el dedo en el ojo insistentemente a la gente no puede esperar una reacción calmada e inteligente como respuesta. La hipocresía está muy mal vista en casi todas partes.

4.- Acabo de leer el Indignaos! de Hessel y estoy completamente de acuerdo con él en que el terrorismo no es la vía más eficaz para alcanzar objetivos, pero en determinadas situaciones de opresión desmesurada es la única vía de acción de los oprimidos. No comprender ese mecanismo tan sencillo de acción-reacción da muestras de lo poco inteligentes que son los que nos gobiernan. Y pone Hessel el ejemplo de la situación de Palestina. Aunque a mí, personalmente me preocupa más el racismo que veo a mi alrededor para con los musulmanes y su propio interés, en muchos casos, por la inadaptación, que cualquier macroatentado que hagan organizaciones mafiosas que buscan conseguir otros intereses que no son los que enarbolan y con los que se justifican. No puedo evitar pensar que eso es algo que coincide plenamente con las acciones de otras organizaciones mafiosas llamadas Gobiernos occidentales, que montan una guerra para instaurar la democracia, libertad y justicia, cuando lo que quieren es repartirse contratos sobre el petróleo con los gobiernos instituidos y no son capaces de afianzar esos valores en sus propios territorios.

Termino finalmente de desencajarme cuando releo estas cuatro reflexiones y veo con nitidez que el mundo no es un poquito más libre, como ha declarado hoy hasta el Tato, sino que la deriva económica, social y democrática que emprendió occidente hace unos años sigue adelante con más desconcierto que nunca, arrastrando a todas las naciones. La falsa libertad en nuestra cárcel de oro pronto quedará al descubierto cuando el hechicero alquimista que la forjó no pueda mantener la pátina dorada de los barrotes. Nos queda mucho por ver, porque la historia no se termina. Pero también nos queda mucho por hacer, cuando descubramos que entre un mendigo o un afgano y nosotros mismos no hay ninguna diferencia a la hora de enfrentarnos a la Hidra financiera.

37 comentarios:

Carlos Maza dijo...

Nunca sabremos cómo fue esa operación militar, nos dirán lo que les interese, ahora mismo están evaluando qué enseñar y qué no. Pienso que hubiera sido mejor cogerlo vivo, podría confesar mucha información sin duda pero ¿dónde? ¿en Guantánamo? Yo creo que no le han dado opción y han ido a liquidarle sin más.

Raúl Campos dijo...

Justamente, Carlos, estoy alucinando en colores cómo se les está llenando la boca con un asesinato. No tengo dudas de que Bin Laden era un terrorista, pero sí estoy empezando a tenerlas de que el gobierno de EE.UU. sea paradigma de los valores que se supone que defiende.

Lola Montalvo dijo...

Raúl: tal como supongo que has leído en mi propio espacio, yo no me alegro de su muerte... ni de la muerte de las personas que estaban con él ni de la muerte de nadie. No te voy a negar que mucho de lo que está pasando es una reacción esperada por el imperialismo EEUU y sus ganas de meterse en todos los fregaos, porque en todos los sitios quiere que se hagan las cosas como ellos quieren y por sus propios intereses económicos/estratégicos.
También, dado que entiendes tal como indicas que es todo cuestión de acción-reacción, comprenderás el odio extremo que este tipo despertó sobre su persona tras tanto atentado brutal y masivo. Un odio que hace que la gente baile sobre su cadáver --virtual-- y llore de alegría por la muerte de un monstruo. Las personas que estaban con él, eran como él y sabían quien era él; lo encubrían y lo cuidaban. Por lo tanto eran tan culpables como él: esa ha sido la matemática que se ha hecho el gobierno EEUU y todos los demás gobiernos occidentales para justificar esas bajas que yo llamo muertes.
Cierto: ningún tipo de violencia es un medio para solucionar nada, para solventar ninguna diferencia. En eso estamos de acuerdo tú, yo y mucha gente de bien... pero a nosotros nadie nos va a escuchar. A ti y a mí no nos han educado en el odio y en la muerte al «imperio occidental»; a ellos sí. Creo que a estas alturas, cualquier razonamiento por su parte, por la del radicalismo islámico, es casi imposible.
No siento alegría, Raúl. Ninguna. Tengo el ánimo plano, aletargado. Y, sobre todo, tengo miedo... por lo que pueda pasar en todo esto. Acción-reacción.
Magnífica entrada y me alegro de que haya, de que queden, personas como tú.
Un abrazo.

Daniel Turambar dijo...

Por favor, es todo un éxito de los MadMen que han orquestado esta campaña de marketing. Felicitémosles. Ahora pueden mantener Guantánamo abierto durante un decenio más, imponer más restricciones a los derechos civiles en nombre de la seguridad y de paso correr otra cortina para que no se hable de los falaces magos de oz, por no hablar de los desembolsos necesrios para adoptar esas medidas que ¡ey colega! reactivarán un poco la economía (nada como una buena guerra lejana para levantar la industria de un país). Todo oportuno y medido. Todo tan pestilente como siempre.

Felipe dijo...

Es difícil ponerse de frente ante una "ola" como ésta. Obama prometió cerrar Guantánamo, y Guantánamos sigue abierto. Prometió regular los mercados financieros, y los mercados financieros siguen tan laxamente regulados como en los tiempos de Bushs. Obama prometió ser distinto que Bush, y se ha permitido cortar la cabellera que Bush no pudo cortar. Y encima le llaman operación Gerónimo, en memoria de un rebelde con todos los motivos para serlo: los soldados azules le mataron la madre, la esposa y los tres hijos.

A veces, uno encuentra motivos para ser terrorista.

Raúl Campos dijo...

Os agradezco enormemente vuestro comentarios, por lo menos ahora sé que no soy un bicho rarísimo, sólo un poco raro. El sentido común, el menos común de los sentidos.

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Campos dijo...

Diego, no estoy justificando nada, por supuesto que no justifico el terrorismo, pero tampoco voy a justificar un asesinato del asesino, en un país extranjero que asegura no tener noticias de que esa operación se iba a llevar a cabo. Pero también te digo que siendo EE.UU. tampoco me sorprende. Yo hubiera preferido un juicio y a poder ser, justo.

Raúl Campos dijo...

Otra cosa: la palabra terrorismo está muy en boca de los gerifaltes: ¿sabes cómo llaman en Israel a las manifestaciones pacíficas de los palestinos? Terrorismo de baja intensidad… Es la mejor manera de eliminar cualquier justificación de una protesta sin palos ni piedras. Qué malos son los terroristas…

El terrorismo es la ramificación menos deseable de cualquier revolución, pero forma parte de ella. Y cualquier revolución puede estar terriblemente equivocada y ser desproporcionada, o bien tener un fundamento de años de sufrimiento real y opresión de la buena. Qué fue nuestra transición sino una revolución? Acaso no hubo gente que mató a gente en los últimos 70?

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Campos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raúl Campos dijo...

Eso son justificaciones, Diego, lo que me preocupa es la libertad bélica y la hipocresía de EE. UU., que igual te mantan a Bin Laden que te montan una guerra preventiva o te venden un american way of life que no se creen ni ellos.

Sí, me alegro de que Bin Laden haya desaparecido de la faz de la tierra, pero me hubiera alegrado más que haberlo visto en el banquillo.

Y sí, también pueden más las preguntas y los matices, hoy ya pueden más que las certezas. ¿Acaso crees que las circunstancias de la operación son las que cuentan? Je, je…

Sé que mi discurso (el de Llamazares en el Congreso) es dar la nota, pero estamos para eso, para no comulgar con ruedas de molino ni en Afganistán, ni en Iraq, ni en Libia, ni en Palestina… Y tampoco en los barrios y las ciudades. Cada día somos más los que nos hacemos preguntas y ahondamos en matices.

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucía Robles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pelagio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucía Robles dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucía Robles dijo...

Mi comentario iba dirigido al tal Diego Castro, que pese a tener el apellido (fictio o no) de Fidel apoya las mentiras de los EE.UU.
No te creas todo lo que escuchas.

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Castro Sánchez dijo...

Es que Pelagio, es "el tal Diego Castro"... y si apoyo las "mentiras de Estados Unidos", como tu las llamas, las prefiero a las mentiras de las dictaduras comunistas y a las de mi "tocayo" Fidel Castro...por cierto, tengo un primo que responde a ese nombre...tú tampoco deberías creerte todas las mentiras que se vierten en tus oídos.

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Castro Sánchez dijo...

El comunismo ha sido la peor tragedia que le ha sucedido al mundo desde el nazismo...cientos de miles de personas perecieron por obra y gracia del amigo Stalin, y muchas más en tantas y tantas dictaduas de dicho sesgo. Comparar Cuba o cualquier país bajo el paradigna del comunismo, con Estados Unidos o cualquier otro país occidental, es simplemente algo paradójico, pero sobre todo terriblemente trasnochado.

Lucía Robles dijo...

A Diego Castro o Pelagio:

Para empezar analizo racionalmente bien la información y la desinformación que entra por mis oídos y mi vista, no debes preocuparte.

No creo en ningún movimiento o ideología política, ni siquiera en las que terminan en -ismo, (ni comunismo, ni capitalismo) ninguno de ellos ha funcionado ni funcionará y las causas ya las sabemos.

Yo ni estoy con EEUU, sus mentiras y sus guerras (habrá que contar las víctimas y dañados colateralmente, derivadas de la política imperialista de EEUU, su apoyo a los países corruptos comunistas y árabes, que son muchísimas)
ni estoy con con el comunismo. No te equivoques.

Diego Castro Sánchez dijo...

No te creo.

Diego Castro Sánchez dijo...

A mi lo único que me interesa de todo este debate es que Osama Ben Laden está muerto, todo lo demás me da igual. Incluso te diré que puedo estar de acuerdo en muchos de tus argumentos, no obstante, ninguno de ellos serviría para justificar que Ben Laden siguiera vivo.

Lucía Robles dijo...

Pelagio Pelagio...

No me seas talibán. Ahí es donde te equivocas.
¿Te han enseñado el cuerpo?
¿De verdad piensas que los atentados del 11-S fueron obra de Ben Laden? ¿Pero quién es Ben Laden?
Tú no me crees y lo que es peor aún: Yo no me creo nada.

Diego Castro Sánchez dijo...

Ya, ya...que se te ve el plumero de lejos. En fin serafín. Qué yo duermo más tranquilo sabiendo que quien ordenó la muerte de miles de personas está siendo comidito por los peces...tomar por saco, uno menos.
Ahora a por el siguiente en la lista.

Lucía Robles dijo...

¿Qué decías de un plumero, Castro?

Diego Castro Sánchez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pelagio dijo...

No sé, ¿y tú? Como tu postura me parece de lo más infantil, aquí dejo este dialogo de besugos. Bueno Raúl, suerte con tus revoluciones. Yo no pienso subir ni un comentario más aquí.

Talibana de la poésie dijo...

Jajaja. Anda sí, deja a Raúl tranquilo con sus revoluciones y no subas más comentarios infantiles.

Lucía Robles dijo...

Blogger ya te ha devuelto los comentarios.

Raúl Campos dijo...

Vaya! Esto os juro que no lo había visto, de verdad. Me duele que dos "amiguetes" míos discutan en mi salón: umh! algún día igual llegáis a un acuerdo.

Lucía, no te sulfures, corcho.

Diego, te paso un regalo, espero que te guste: http://www.youtube.com/watch?v=UtTW72F8xo0 (Récord absoluto de youtube en dos días: 350.000 visitas).

Y la próxima vez discutáis, avisadme y os saco unas cervecitas, que me he sentido muy mal anfitrión, je, je…

Lucía Robles dijo...

Corcho? Pásate por mi blog.

Pon un portero o un moderador en tu salón o échanos. Te dije que borrases mis comentarios, si querías.
Algún día, sí, ya veremos dijo Al-Ma'arri y nunca vio. Cuando no haya hambre en el mundo.

Qué mal anfitrión eres...jaja.

Raúl Campos dijo...

Sí, pésimo. No se puede estar en las plazas y en casa al mismo tiempo, je, je…

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...