¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

jueves, 23 de junio de 2011

Consumo sensible, consumo responsable, consumo inteligente

1.- Evita atender a la publicidad. La publicidad es el arma con que te apuntan a la cabeza para que consumas sin orden ni concierto.

2.- Consume sólo cuando necesites realmente el producto y no cuando ellos te digan que lo necesitas.

3.- Valora siempre que puedas si el fabricante cumple las normativas, si cuida el entorno de sus instalaciones, si invierte en el bienestar de sus trabajadores más allá del "ya te pago el sueldo, ¿qué más quieres?", de dónde vienen los componentes de los productos… Es terriblemente difícil saberlo todo (ya se encargan ellos de ser opacos hasta decir negro), pero hay cuatro cosas que históricamente se conocen y trascienden. Por ejemplo, el agua embotellada. Podemos evitar con nuestro pequeño gran gesto de rechazo al consumo de estos "productos delincuentes".

4.- Cambia el concepto de calidad del producto el concepto de calidad social: ¿además del producto en sí, qué aporta el proceso de fabricación del producto a mi entorno? Infórmate por ejemplo sobre la desforestación que están causando en el planeta los aceites vegetales (aceite de palma) que están ya en casi todos los productos de supermercado.

5.- Si la empresa tiene beneficios y sigue despidiendo a sus trabajadores, no compres el producto. El caso de Telefónica está siendo flagrante. Beneficios récord, despidos récord, y además los pagamos entre todos los españolitos.

6.- El consumo sensible y responsable es en realidad el único poder que te queda para poder modificar el sistema. Si consumes con cabeza, los productos y su fabricación cada vez pensarán en cubrir y alcanzar otras expectativas que no sea tu simple comodidad y el beneficio del fabricante. Los productos se volverán más responsables, sensibles e inteligentes en tanto en cuanto el consumidor lo sea.

7.- A idéntico producto, adquiere el que esté fabricado con conciencia social y medioambiental.

8.- Si te cobran 2,50 euros por un café, tu deber como consumidor sensible, responsable e inteligente es no volver a entrar en ese bar.

9.- Como decía un amigo, vence a tu pereza. Todos los productos buscan tu comodidad impidiéndote llegar a la cúspide de la pirámide de Maslow. Tanta comodidad te atontece hasta el punto de no saber lo que adquieres, lo que vistes, lo que comes, lo que respiras… Nunca será tú si no consumes con cabeza. Tenemos que luchar contra la pereza con que nos programan desde pequeñitos.

10.- Piensa, piensa, piensa, piensa, piensa antes de comprar nada.

3 comentarios:

Daniel Turambar dijo...

Me ha gustado mucho lo del café. Parece una tontería pero es crucial. Porque la mayoría de las cosas que consumimos no las necesitamos, como que para encima pagar un sobreprecio (por ejemplo en las chuches del cine...)

Pureit® dijo...

Debemos cuidar el medio ambiente, lo mejor es reducir el consumo de garrafones y botellas de agua. Esto se puede lograr con la avanzada tecnología del purificador Pureit® que consta de un patentado proceso de purificación en 4 pasos, eliminando virus, parásitos y bacterias presentes en el agua; por lo que en tan sólo minutos y sin necesidad de usar electricidad tendrás agua segura en casa. ¡Ahorremos dinero, cuidemos el medio ambiente y nuestra salud!
http://www.pureitwater.com/MX/index

Raúl Campos dijo...

Ja, ja, ja… Dios santo, Pureit, jamás pensé que el márketing llegara tan lejos, ja, ja, ja, ja… Pues nada, comprarse todos un pureit de esos, que deja el agua del grifo como los chorros del oro.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...