¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

viernes, 25 de noviembre de 2011

Mentas y ortigas: hoy, Pío Moa

Pegar a los policías está mal, señor Moa.




Franco no mató a nadie. Yo estoy defendiendo al franquismo.




Y ahora, un vídeo para desentumecer, procedente de la revista El Jueves. Parece mentira, pero a veces la realidad supera a este tipo de bromas.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Un breve reflexión

En este día tan importante para el futuro de España, me decido a hacer esta breve reflexión, porque este día es para reflexionar, aunque la Junta Electoral Central todavía no se ha enterado. Y lo hago en previsión de que mañana, 20 de noviembre de 2011, el PP consiga una mayoría absoluta similar a la del año 2000, que nos llevó a la burbuja gigante del ladrillo y a inmiscuirnos en una guerra que se inventaron los que se creen dueños del mundo.

Hay que decir que en en lado opuesto está el PSOE, ya lo sabéis, ese partido que dejó de ser un partido de izquierdas en el año 86, más o menos, cuando Felipe empezó a dejar de hacer las cosas bien, nos hizo entrar en la OTAN, y nos obligó a firmar el tratado de Maastricht, poniéndole por primera vez las cosas fáciles a los de Aznar. Hoy, ese PSOE, que no lo ha hecho mal del todo en la política social con Zapatero, se ha demostrado terriblemente incompetente en materia económica, incapaz de ver venir el problema (tuvo 4 valiosos años desde 2004 a 2008 para atenuar el pinchazo de la burbuja) y mintiendo como si este cáncer fuera una gripe pasajera. Y me atrevo a hablar tan mal del PSOE con la certeza (y la tristeza) de que un gobierno del PP hubiera sido incluso peor: imaginad a Rato y a Montoro en Economía y dejad que se os hiele la sangre.

Siempre los mismos, siempre incompetentes, siempre con palabras que no se traducen en hechos, y con hechos que contradicen sus palabras. Ya sabemos cómo son los políticos, esos políticos al menos, porque tengo la certeza de que no todos los políticos son iguales: todavía hay partidos como IU o UPyD que no han podido demostrar todavía su incompetencia y que se merecen una oportunidad para gobernar. Y digo oportunidad, no el cheque en blanco que les hemos dado a los otros durante 30 años, las dos caras de una falsa moneda.

Algo ha cambiado en el disco duro de la sociedad española y sólo deseo que esto no sea una vez más uno de esos castigos que sufre el PSOE cada vez que a la caverna política le sube la fiebre. Espero que esto sea un cambio de conciencia y que poco a poco los votantes más inteligentes del PP y los votantes más críticos del PSOE dejen de votarles. Los que piensan que unas elecciones generales son un Madrid-Barça deberían ser minoría.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Qué ha pasado aquí?

Este es el documental que se emitió en La Sexta el domingo día 13 de noviembre de 2011 por la noche. Son 4 vídeos en youtube (os pongo el primero y luego los enlaces). Os levantará la moral.




Pincha para ver la parte 2 de ¿Qué está pasando aquí?
Pincha para ver la parte 3 de ¿Qué está pasando aquí?
Pincha para ver la parte 4 de ¿Qué está pasando aquí?


 

jueves, 10 de noviembre de 2011

Mentas y Ortigas: hoy, Camila Vallejo



La mejora de la sociedad pasa por una reforma tributaria verdaderamente progresiva y una persecución a muerte del fraude fiscal.



Sistema insostenible, sistema perverso, sistema estafa. Vayamos todos juntos a la calle a defender nuestros derechos.

Wikipedia: Camila Vallejo Dowling
Blog de Camila Vallejo.
Camila vallejo en facebook. 
Camila Vallejo en twitter.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Las tontas ovejas

Tampoco es éste el fin. Profanado el cuerpo como está, un vengativo espectro sobrevive y se cierne inmóvil sobre él para asustar. Descubierto desde lejos por algún tímido barco de guerra, o por alguna atolondrada nave de exploración, cuando la distancia que oscurece el enjambre de aves sigue mostrando sin embargo la blanca masa flotando al sol, y la blanca espuma que rompe bien alto contra ella, inmediatamente se anota el inofensivo cadáver de la ballena, con dedos temblorosos, en el cuaderno de bitácora: "Bancos, rocas y rompientes por aquí: ¡cuidado!". Y tal vez, durante años, los barcos esquivan ese lugar, dando un salto sobre él como las tontas ovejas siguen saltando sobre el vacío porque su guía, al principio, saltó allí, cuando alguien sostenía un palo. ¡Ahí está vuestra ley de los precedentes; ahí está la utilidad de vuestras tradiciones; ahí está la historia de vuestra supervivencia obstinada de viejas creencias jamás cimentadas en la tierra, las cuales ahora ni siquiera se ciernen en el aire! ¡Ahí está la ortodoxia!

Herman Melville, Moby Dick, capítulo 69 "El funeral".

viernes, 4 de noviembre de 2011

La puñalada de Papandreu

Si yo fuera griego, estaría mucho más enfadado de lo que hubiera podido estar hasta ayer. Mucho más enfadado de lo que hubieran podido enfadarme los recortes en los sueldos, los despidos masivos, las carencias crecientes de protección social, el paro galopante cercano ya a niveles españoles, la represión policial de las manifestaciones legítimas y la perfecta incompetencia de los políticos en el poder y en la oposición para ejercer sus funciones. Todo eso que ha venido pasando en Grecia y en el mundo desde que las manos que mueven el mundo decidieron confinar el mundo dentro de un dedal.


Si yo fuera griego estaría sangrando en el suelo por la puñalada que me habría dado mi presidente Papandreu, diciendo que me iba a dar ese derecho a decidir que últimamente nos vienen robando los mercados, para luego, en 24 horas de pánico bursátil y financiero, de reprimendas de merkeles y sarkozys, hacerme una pedorreta en mi cara de súbdito y quitarme el referéndum de la boca como a Tántalo las aguas y los racimos.


Si yo fuera griego, pondría el país al borde del colapso como buenamente pudiera, con protestas más enérgicas, con un consumo agresivamente responsable, con la convicción de no entregarles más mi voto, con la exigencia de que me dejaran decidir mi vida, aún a riesgo de provocar un golpe de estado y una militarización "preventiva" que evitara que un pueblo soberano como el griego pudiese ir por libre (maldito Maastricht) y decidir, con todas las consecuencias, ser dueño de su futuro.


Y lo haría, pondría a mi país al borde del colapso con mis escasos medios, porque si yo fuera griego, ayer, con el anuncio de Papandreu de que iba a convocar un referéndum, habría descorchado champán y les hubiera contado a mis hijos griegos, con lágrimas de alegría en los ojos, de qué color eran los billetes de los viejos dracmas.


Y lo haría porque hoy, después de volverle de nuevo Papandreu la espalda a su pueblo, demostrando que el plebiscito no era más que una puñalada a los ciudadanos disfrazada de valiente jugada política, sólo me quedarían del champán malgastado los cristales de las botellas vacías con los que levantarme absurdamente en armas, las lágrimas de mis ojos ya nunca más serían de alegría, y ni los viejos dracmas ni los malditos euros podrían hacer que esos hijos griegos que no tengo puedan ir al médico con la cabeza alta y no como si estuvieran viviendo de la caridad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...