¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

martes, 20 de diciembre de 2011

Requetemuerto, Negro

El Chevrolet de Trujillo apareció, a menos de cien metros, detenido y ladeado hacia la derecha de la carretera, con los faros encendidos. "¡Ahí está!", "¡Es él, coño", gritaron Pedro Livio y Huáscar en el instante en que volvían a estallar disparos de revólver, de carabina, de metralleta. Huáscar apagó las luces y, a menos de diez metros del Chevrolet, frenó de golpe. Pedro Livio, que abría la puerta del Oldsmobile, salió despedido a la carretera, antes de disparar. Sintió que se raspaba y golpeaba todo el cuerpo, y alcnazó a oír a un exultante Antonio de la Maza –"Ya este guaraguao no come más pollo" o algo así–, y voces y gritos del Turco, de Tony Imbert, de Amadito, hacia los que echó a correr a ciegas, apenas pudo incorporarse. Dio dos o tres pasos y oyó nuevos disparos, muy cerca, y una quemadura lo paró en seco y derribó, cogiéndose la boca del estómago.
–No disparen, coño, somos nosotros –gritaba Huáscar Tejada.
–Estoy herido –se quejó, y, sin transición, ansioso, a voz en cuello–: ¿Está muerto el Chivo?
–Requetemuerto, Negro –dijo, a su lado, Huáscar Tejada–. ¡Míralo!

La fiesta del Chivo, Mario Vargas Llosa

1 comentario:

Humberto Dib dijo...

¿Sabes? Es un libro que aún no leí, y a juzgar por el trecho, no puedo perdérmelo, qué diálogos...
Quiero sentirme importante, así que te sigo por aquí ;)
Un abrazo.
HD

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...