¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

domingo, 26 de febrero de 2012

Mentas y Ortigas: hoy, Julio Anguita

Julio Anguita, al renunciar a su pensión como exparlamentario, aplicó la máxima de Gandhi "Quiero vivir sencillamente para que los demás, sencillamente, puedan vivir". Porque no todos los políticos son iguales, por mucho que a los rufianes de la política les interese que lo pensemos así.

En este vídeo, diez medidas para salir en la Crisis, factibles con la constitución en la mano. Es más, simplemente aplicando artículos de la Constitución que ahora mismo se saltan a la torera.




En este otro, las lúcidas apariciones de Anguita en 59 segundo de TVE.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Quevedo: Esta es la justicia que mandan hacer

Fui bueno, no fui premiado;
y, viendo revuelto el polo,
fui malo y fui castigado:
ansí que para mi solo
algo el mundo es concertado.
Los malos me han invidiado;
los buenos no me han creido;
mal bueno y buen malo he sido:
más me valiera no ser.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

Viendo que la hipocresía
arreboza delincuentes,
contra el registro del dia
quise pasar a las gentes
por virtud de maldad mía.
Ayunos contrahacía,
ahítos disimulaba,
de milagros amargaba
a las horas de comer.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

Siempre he mentido después
del señor a quien mentía,
y en ley de cortesanía,
peor que aun la verdad es
una mentira tardía.
Di en mentir en profecía,
y aun no alcanzaba a mis amos.
Y entre ciento que mintamos,
mi enredo no es menester.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

Desgraciado lisonjero
soy, si despacio lo miras,
porque adulando severo,
como creen ya mis mentiras,
me temen por verdadero.
Si callo, soy embustero;
si hablo, soy hablador;
poco soy para el señor,
mucho para el mercader.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

He sufrido demasiado
por medrar a lo marido,
y los que me han despreciado
son los que se han enojado
de lo que les he sufrido.
Si me quejo, soy temido;
si no me quejo, no soy;
si doy, pierdo lo que doy,
y si guardo, es no tener.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

Dicen que soy temporal,
si al poderoso me humillo;
si con él me muestro igual,
viene a ser mayor el mal
de presumir competillo.
Si al hablarle me arrodillo,
me riñe y lo llama exceso;
si derecho le hablo y tieso,
oye y no me puede ver.
Ésta es la justicia
que mandan hacer.

Si alguno pretende hacer
mal, y codicia malsines,
y yo me voy a oponer,
los buenos se hacen rüines,
porque sobre en qué escoger.
Malo aun no soy menester,
y es mi desdicha mayor
que otro parezca peor,
sin que otro lo pueda ser.
Ésta es la justicia
que mandan hacer

viernes, 10 de febrero de 2012

Hablar de la justicia

Supongo que hoy es un día para hablar de la justicia. Sin embargo, no tengo muchas ganas.

Podríamos hablar de la delgada línea roja que separa a políticos y jueces y de cómo se pueden hacer las leyes para quitarse de encima a los más incómodos.

Podríamos decir algo sobre cómo, además de hacer las leyes en contra de la justicia, podemos hacer también que los juzgados funcionen como en el siglo XIX. O como en el XVIII, en plan catacumba.

Y podría comentar el tema de las ratas, no las del congreso, sino de estas otras, las que se están comiendo los expedientes y archivos, mientras Hacienda conoce con un sólo clic la marca de nuestra ropa interior. Siempre por el bien de los ciudadanos.

Tendríamos que decir algo de la trama Gürtel y de cómo es posible que el primer condenado de este escándalo sea el juez instructor.

Pero lo que os decía, que no tengo muchas ganas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...