¿Quién ha decide que no podemos hacernos ciertas preguntas? • ¿Quién ha dicho que todo es blanco o negro y no nos deja matizar?

miércoles, 13 de junio de 2012

Los mundos de Yupi

Rajoy hizo un discurso el domingo 10 de junio de 2012 que parecía de campaña electoral. Como era de esperar se convirtió en el hazmerreír de toda la prensa internacional al cabo de dos días. Se comportó como un presidente bananero, preocupado más por los votos que va a perder (desgaste lo llaman) que en solucionar los problemas de España y Europa, que es lo que sus votantes, ingenuamente quizás, le mandaron el 20N. Dijo que presionó a Europa, que estaba todo resuelto y que se iba a ver el fútbol. En realidad hubiera sido mejor que dijera que la verdadera crisis empieza ahora, que hará todo lo posible para que los mercados no tengan el poder y que priorizará la ayuda a los más desfavorecidos con lo poco que nos quede tras librar esa batalla. Rajoy no solo merece que le tachen de Pinocho, sino que debería ser depuesto inmediatamente y exiliado para siempre a los mundos de Yupi, de los que nunca debió salir.

De Guindos, como todos saben, es un crack de las finanzas. Como Rodrigo Rato, como Cristóbal Montoro, como Elena Salgado, como Pedro Solbes, no lo dudo. Por eso debería haber sabido que los números de Uganda son mejores que los de España cuando recibió el sms de Mariano. Por eso debería haber sabido que amenazar, en plena negociación del Eurogrupo, con tirar a España del tren en marcha no solo era arriesgado, sino también, por lo visto, infructuoso. Entre los papeles a firmar el sábado, estaba el aval de España al rescate que salvará a unos bancos que se tiraron solitos por el precipicio de su avaricia, que siguen y seguirán bailando al son de los mercados, que premiarán como hasta hoy a los gestores de siempre y que sostendrán, como sostuvo las tablas Moisés, las políticas financieras y especulativas que nos han traído hasta aquí. Cuando eres Ministro de Economía y ni te planteas que los “bancos sistémicos” no deberían estar en manos privadas e incontrolables, es que vives en los mundos de Yupi y los mercados no te dejan salir.

Capítulo aparte merecen el Banco de España, la CNMV, las Consejerías Autonómicas de Economía y todas las demás instituciones de control y regulación de los mercados e instituciones financieras. Decir únicamente que han estado todos estos años en los mundos de Yupi sería casi un halago.

Proseguimos. Fátima “Hooligan” Báñez, nuestra Ministra de Trabajo, ve luces al final del túnel donde otros vieron brotes verdes hasta semanas antes de perder las elecciones por goleada. Y podría entender que pretende enviar un mensaje de esperanza a los 6.000.000 de parados que vamos a tener sentados a nuestra mesa estas navidades, pero encomendarse a la Virgen del Rocío no creo que sea una buena forma de fomentar el optimismo. Tampoco jugar con tu hijo al Bubble Shooter parece la manera óptima luchar contra un paro que tiene intención de convertirse en sistémico. A no ser que estés empadronada en los mundos de Yupi, como parece a menudo. Entonces sí se entiende.

Ana Mato, por su parte, ha dicho algo así como que la ayuda a la banca permitirá que el crédito llegue a las PYMES, autónomos y familias, y que facilitará la creación de empleo. Alguien debería decirle que si ocurre algo así será más o menos en 2020, cuando Aznar, ZP, Rajoy, Rubalcaba y, por supuesto, ella misma, sean historia de España. Tanta alegría de la Ministra de Sanidad ante el cierre de ambulatorios y la privatización de hospitales me obliga a pensar que está también en los mundos de Yupi, de donde por desgracia no se espera que salga.

Ahora ya me va quedando claro que los votantes del PP querían ver en Rajoy un Churchill que le parara los pies al Hitler de los mercados, un Churchill capaz de aliarse con Stalin, o con el diablo de ser necesario, para defender a los ciudadanos de los hachazos de Goldman Sachs y demás potencias financieras de Mordor. Sin embargo, en seis meses ha quedado demostrado que Rajoy no es más que un clon de Zapatero. Idénticos en despropósitos, en negación de la realidad y en incompetencia. No me empacha afirmar que los votantes del PP estaban las pasadas elecciones en los mundos de Yupi.

Y no me puedo olvidar de la sociedad española –te guarde dios–, o al menos de la parte de la misma que ha decidido narcotizarse durante estos días de rescate con la Eurocopa, de la que flipa con Nadal (olé) y ya no se acuerda casi del pobrecito Alonso. Alguien debería decirles que animan a una selección de jugadores de fútbol que cobran una pasta gansa, la cual en muchos casos se quedará en un banco de Suiza, que volviendo desde Polonia, a mano izquierda, les pilla de paso. No es culpa de la sociedad, insisto, que tiene derecho a tener circo, faltaría más. Pero me gustaría saber quién les anima a ellos con primas millonarias cuando les bajan el sueldo, cuando les suben las horas o cuando los despiden sin explicaciones. Sería conveniente recordar, mientras el pan se termina, que dejar a la sociedad a la intemperie en los mundos de Yupi suele terminar como el rosario de la aurora, al menos, en nueve de cada diez casos.

2 comentarios:

Ernesto Ilkermn dijo...

Son todos los que están aunque no están todos los que son. Porque lamentablemente Yupi debe ser el municipio español con más empadronados de España.

Excelente post, que suscribo de cabo a rabo, y ruego a los empadronados en Yupi que se vayan a otro lado, o si no, no quedará ni Yupi... ni España.

Fani Grande dijo...

Give me a break, Raúl!!!! So good :-)))

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...